El hijo de un desaparecido solicitó a la justicia que Gilberto Vázquez vuelva a prisión

  • Publicado en DDHH

Tal cual informara EL POPULAR en su edición del 1° del corriente mes, se presentó un escrito ante la justicia para que esta revoque la prisión domiciliaria otorgada al coronel Gilberto Vázquez y este vuelva tras las rejas. En 2006 se le imputaron al militar 28 delitos de homicidios especialmente agravados y se lo condenó a 25 años de cárcel. Entre ellos por la desaparición en Buenos Aires del militante del Partido por la Victoria del Pueblo, Aldalberto Soba en 1976.

 La solicitud la realizó su hijo Sandro, con el patrocinio del doctor Pablo Chargoñia del Laboratorio Luz Ibarburu y la colaboración de Cley Espinosa, conocido abodado defensor  de los derechos humanos de Tacuarembó.

Como se recordará el juez de Ejecución Martín Gesto le concedió a Gilberto Vázquez el beneficio de la prisión domiciliaria en Montevideo y luego el represor pidió cambio de domicilio a Rivera, aunque allí no podía disponer tobillera electrónica porque en el departamento no existe cobertura para ese dispositivo electrónico.

El 24 de octubre pasado en Rivera el jefe de ejecución de medidas sustitutivas de ese departamento, Charles dos Santos, constató que Gilberto Vázquez no estaba en su domicilio y este luego alegaría que había concurrido a un odontólogo, o sea que había violado la prisión domiciliaria. Luego se dispuso su custodia policial permanente las 24 horas del día.

Días pasados, desde el balcón del apartamento donde vive, el militar saludó a las risas a un periodista y le indicó que allí vivía porque “no pago alquiler”.

En su pedido de revocación de prisión domiciliaria, Sandro Soba recuerda que en el año 2011 se incautó en la celda de Gilberto Vázquez una sierra y dulce de membrillo en los barrotes para corroer el hierro.

Increíblemente, el juez Martín Gesto no tuvo en cuenta estos antecedentes ni tampoco el peligro que significa que Gilberto Vázquez viva a pocas cuadras de Brasil.

Por Walter Cruz