Piden 22 años de cárcel para uno de los asesinos de Perrini

  • Publicado en DDHH

Walter Cruz

“A Perrini lo mataron en la sala de interrogatorios. Lo mataron en el cuartel. Entonces lo sacan y lo pasan bajo, se prende la radio y traen a la gente. Los que estaban encargados eran el “Oso” Barneix y el “Flaco” Puigvert. Cuando le hacen el interrogatorio, al Chiquito lo mojan, le hacen el submarino en el tacho. Después le ponen bolsas de agua en las manos y con un magneto de teléfono de campaña le dan manija y manija y no le aguantó el corazón. Le dieron la primera y no aguantó la segunda. Cuando quisieron acordar el tipo se le muere”, declaró en febrero de 2012, al semanario El Eco de Carmelo, un ex soldado del Batallón de infantería N°4 de Colonia del Sacramento, que aportó la información, pero no quiso que publicaran su nombre. 

Obviamente el periodista que le hizo la nota lo conoce. En aquellos días del Carnaval de 1974 hubo intensas razzias en Carmelo y decenas y decenas de muchachas y muchachos muy jóvenes son detenidos. Uno de los mayores era Aldo Perrini, de 34 años. En los camiones del ejército que los transportaban a Colonia algunos infelices y cobardes soldados violan a algunas muchachas.  A Aldo Perrini lo detienen el 26 de febrero de 1974 y cuando en el cuartel intentan seguir violando jóvenes, insulta a los soldados a los gritos y se la dan con todo. Logra detener las torturas y violaciones, pero muere el 3 de marzo de ese mismo año, como consecuencia de las torturas recibidas. La mayoría de los jóvenes pertenecían a la UJC y también había demócratas cristianos y socialistas. O sea todos frenteamplistas, aunque por razones de edad algunos ni siquiera habían votado en las elecciones del 1971.

No se registró un solo procesado y todos fueron liberados. Pero en el siniestro e inútil operativo perdió la vida Aldo “El Chiquito” Perrini, el dueño de la heladería de Carmelo que sigue funcionando y es atendida por su hermano Italo.

 

Ocho años de la causa judicial

El 11 de noviembre de 2010, Piero Perrini – patrocinado por el doctor Oscar López Goldaracena – presentó una denuncia penal ante la justicia por el asesinato de su padre Aldo. Un expediente del Supremo Tribunal Militar, archivado en una dependencia de la justicia ordinaria y encontrado imprevistamente, sirvió como prueba del asesinato de Aldo Perrini. El mismo lleva la firma del general Pedro Barneix y aporta los nombres de quienes participaron en el interrogatorio en el Batallón de Infantería Nº 4 de Colonia del Sacramento. Ellos son los oficiales José Bardeau y José Puigvert, capitán el primero y teniente el segundo.

Cuando la policía concurrió al domicilio de Barneix para comunicarle que debía presentarse ante el juzgado de la Ciudad Vieja pues sería procesado por el crimen, el militar fue a su domicilio y se suicidó de un tiro en la cabeza. Esto sucedió el 2 de setiembre de 2015.

En tanto, José Bardeau había fallecido en 2012. Queda entonces el último acusado por la muerte de Aldo “El Chiquito” Perrini.

José Puigvert fue procesado (junto con Barneix) en setiembre de 2015 y está preso en la cárcel de Domingo Arena.  Ahora, Ricardo Perciballe, fiscal especializado en DD.HH, pide la condena de primera instancia a 22 años de prisión para José Puigvert por coautoría del homicidio de Aldo Perrini en 1974.

En su resolución, el fiscal Perciballe explica que “Aldo Perrini fue sometido a igual tratamiento que los restantes detenidos, empero, sobre él recayó especial consideración, por cuanto en distintas ocasiones intentó, con los escasos medios a su alcance, (que no fueron otros que su voz) interceder para que las jóvenes no fueran objeto de tratos degradantes y aún vejámenes”.

Ahora, la defensa de José Puigvert podrá presentar su alegato y luego el juez penal Tabaré Erramuspe resolverá sobre este caso que conmovió a la opinión pública. Particularmente a los amigos, a los compañeros, familiares y a los vecinos de Carmelo, que durante todos estos años se han movilizado intensamente reclamando justicia para Aldo Perrini, logrando que una calle de Carmelo lleve el nombre del joven asesinado, que hayan colocado un busto suyo en la plaza principal, una Placa de la Memoria en el Batallón Nº 4 de Infantería de Colonia del Sacramento y muchos etcéteras.  La causa de la muerte de Aldo Perrini, para el médico militar José Mautone fue “edema agudo de pulmón”. Sin embargo, la autopsia reveló que había sido golpeado hasta la muerte.

López Goldaracena no concuerda

Esta semana, EL POPULAR consultó al abogado Oscar López Goldaracena, quien desde hace ocho años patrocina esta causa, y este no concuerda con el fiscal Ricardo Perciballe.

“Lamentablemente, a mi criterio, el fiscal no recurrió al concepto de crimen de lesa humanidad. En ningún momento en el escrito de acusación fiscal se hace referencia a que el homicidio de Perrini fue un crimen de lesa humanidad. Por lo cual, en ese aspecto, discrepo sustancialmente con la acusación del fiscal”.

Oscar López Goldaracena se refiere a una polémica en torno al carácter de los crímenes del Terrorismo de Estado, como delitos comunes o como de lesa humanidad.