Insólito: El Estado debe pagar la custodia del Coronel (R) Gilberto Vázquez

  • Publicado en DDHH

Por Walter Cruz

A principios de octubre el Juez de Ejecución, doctor Martín Gesto, concedió el cambio de domicilio del coronel retirado Gilberto Vázquez, quien pasó a vivir en la fronteriza ciudad de Rivera. 15 días le alcanzaron al represor para violar la prisión domiciliaria, por cuanto no pidió autorización para salir de su domicilio como lo marca la ley. Cuando la policía de Rivera fue a hacer la habitual inspección diaria no lo encontró y luego Gilberto Vázquez alegó que había concurrido a consultar a un odontólogo.

Esto encendió las alarmas, pues en el 2006 el coronel se había fugado del Hospital Militar y fue recapturado luciendo una peluca y saludando a las risas.

También conviene recordar que, en 2011, Gilberto Vázquez le puso dulce de membrillo a los barrotes de su celda diciendo que de esa forma sería corroído el hierro y podría escaparse. Era para burlarse y llamar la atención.

En Montevideo, Gilberto Vázquez cumplía prisión domiciliaria, pero con tobillera electrónica. En Rivera no hay cobertura para ese dispositivo. El militar está viviendo a tres cuadras de Brasil.

Teniendo en cuenta los antecedentes y lo sucedido en los últimos días, el juez Martín Gesto dispuso custodia policial las 24 horas del día para Gilberto Vázquez.

El jefe de policía de Rivera, Ricardo Pereira, confirmó a la prensa que recibió un oficio del juzgado de Montevideo que pide una “custodia policial permanente y suficiente” para “el penado”.

El Observatorio Luz Ibarburu anunció que presentará una solicitud para que se revoque el beneficio de la prisión domiciliaria a Gilberto Vázquez, en caso de que el juez Gesto no proceda a hacerlo.

El abogado Pablo Chargoñia, del Observatorio Luz Ibarburu, criticó a la justicia por haberle concedido la prisión domiciliaria a Vázquez y señaló que hubo una omisión tanto del juez como de la fiscal del caso.

En 2006 se le imputaron a Gilberto Vázquez 28 delitos de homicidios especialmente agravados y se lo condenó a 25 años de cárcel. Luego, en octubre de 2011 se lo procesó por el homicidio de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman y la apropiación y robo de la identidad de su hija Macarena.

Saque cuentas y haga números el lector. Custodia policial permanente significan varios funcionarios por día, que por decisión de una justicia chueca deberá pagar el Estado uruguayo.

 

Juan Raúl Ferreira y las razones para negar el arresto domiciliario

En tal sentido, Juan Raúl Ferreira -ex integrante de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo-, se refirió a la situación de Vázquez en declaraciones a Radio Uruguay

“Si bien es cierto que la prisión no es un castigo, es sí un elemento de justicia. Cuando son hechos que obedecen a delitos de lesa nación, esto está contemplado por el derecho internacional público y no es solamente una decisión interna”.

En tal sentido, recordó que “el tratado internacional contra la tortura y demás tratos crueles, inhumanos y degradantes, el convenio que establece la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad, la competencia para estos delitos del Tribunal Penal de La Haya, que responde a los tratados de Roma, todos ellos exigen la realización de la justicia. Yo entiendo que si hay un problema de salud temporal se pueda trasladar a un detenido a un centro asistencial, etc. Pero creo que los jueces tienen que tener un sentido claro de la señal que le transmiten a la sociedad”.

Como ejemplo Juan Raúl Ferreira dijo que, “cuando a un muchacho por robar dos tarros de aceite le dan tres penas de ocho meses cada una, se termina cumpliendo prácticamente dos años del límite entre la prisión y la penitenciaría. Son reincidentes, yo no digo que no se aplique, pero choca mucho saber que gente que fue capaz de hacer los delitos contra la humanidad con la crueldad y alevosía con que se hicieron estén cumpliendo arresto domiciliario”.

Destacó la falta de control, y en el caso particular de Gilberto Vázquez, que se le otorgue la domiciliaria estando en la frontera con Brasil, “lo que lo expone a una eventual fuga, que es una de las razones para negar el arresto domiciliario”.

Resaltó que este caso no es único y recordó que de los responsables intelectuales de la muerte de Héctor Gutiérrez Ruiz y de Zelmar Michelini y el intento de homicidio de su padre, Wilson Ferreira Aldunate, uno de los sobrevivientes está preso, “bajo arresto domiciliario y no se sabe bien de por qué. Porque no tiene ninguna enfermedad ni ningún problema de salud.

Creo que esto es negativo, no por un sentimiento de venganza sino porque se da una señal de frustración muy grande, no sólo a los familiares sino para la sociedad en su conjunto”.