FA lanzó debate programático sobre la democracia

Con un debate abierto se instaló la discusión sobre uno de los 5 ejes del programa del FA

El Frente Amplio ha comenzado a desarrollar la discusión política para la aprobación del Programa de Gobierno para el período 2020-2025, con el que comparecerá a las próximas elecciones nacionales.

En el FA, históricamente, el Programa ha sido central y su discusión, como proceso político, implica el diálogo abierto con la sociedad, participan los partidos y movimientos, las bases y también técnicos y académicos y la militancia en general.

En esta oportunidad se han establecido 5 ejes o “desafíos”: el Desarrollo, la igualdad y la diversidad, la Integración e Inclusión, la Democracia y la Integración Regional e Internacional.

Cada uno de esos ejes tiene varios temas que serán abordados por unidades temáticas.

Este miércoles se realizó la presentación del “Desafío de la Democracia”, con una mesa redonda y debate de la que participaron el presidente de la Comisión de Programa del Frente Amplio, Ricardo Ehrlich, ex intendente de Montevideo; la senadora Patricia Ayala, ex intendenta de Artigas; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Alvaro García, el politólogo Rafael Piñeiro y el militante sindical, dirigente del SUNCA y el PIT-CNT y ex diputado Oscar Andrade. La actividad se desarrolló en La Huella de Seregni.

Piñeiro fue el primero en hablar. El politólogo destacó como un “fenómeno casi único en el mundo a la estructura del FA” y también el debate que realiza la coalición de izquierda sobre el Programa. “Es casi inédito en el mundo como confluyen esa cantidad de visiones en un programa”, dijo y agregó “también el debate democrático y político sobre el programa es un aporte a la democracia”. Expresó que en el debate programático “se debe incorporar el conocimiento técnico” pero es un proceso político y debe haber participación democrática. Piñeiro rechazó la idea dominante de que mejorar la democracia “y hacer reformas no involucra ningún tipo de tensión”, “parece una cuestión de voluntad”. Afirmó que eso no es real, “se producen tensiones y conflictos, que se manifiestan”. Piñeiro destacó que “somos los más igualitarios de América Latina, pero todavía somos una sociedad muy desigual”. Ejemplificó que “en la visión de los politólogos Bolivia era mucho más estable con Banzer en los 90 que con Evo Morales. Y algunos interpretan que los niveles de polarización responden a un problema de la democracia. En Bolivia con Evo vota mucho más gente y en particular participan muchos más pobres que antes y esos pobres votan un partido, al MAS”. El politólogo sostuvo que uno de los desafíos más importantes para la democracia es reducir la capacidad de algunos actores de tener influencia sobre la política por “concentrar recursos o usarlos”, y señaló la propiedad de los medios de comunicación, de la tierra, de la riqueza. Destacó como peligros para la democracia la influencia del crimen organizado y su capacidad para cooptar el Estado. Finalizó citando a Marx, en el XVIII Brumario de Luis Bonaparte cuando afirma que es imposible compatibilizar democracia con capitalismo, y que cualquier intento de compatibilizarlos termina en dictadura. “Tal vez sea imposible, pero está claro que hay que hacer el esfuerzo, todas esas tensiones refieren a la dificultad que significa administrar democráticamente un sistema económico que va en contra del principio de distribución de derechos políticos que tiene una democracia”, finalizó indicando.

En segundo término, hizo uso de la palabra Oscar Andrade. El dirigente sindical frenteamplista dijo que “hay que consultarse sobre capitalismo y derechos humanos, capitalismo e igualdad, capitalismo y democracia. En el capitalismo hay que luchar por todo eso, pero en este sistema económico y social está complicado pensar que habrá una solución última”. Dio ejemplos con cifras, dijo que hay 652 millones de niños menores de 5 años en el mundo, 162 están raquíticos; “pero en el capitalismo organizar la producción de alimentos para otra lógica que no sea la renta que producen los alimentos es idílico”. Agregó que 10 mil niños mueren por día de enfermedades curables, “cuando sobran medicamentos para curarlos”. Hay 1.300 millones de trabajadores en el mundo, de los 3.500 millones que existen, que ganan menos de 3 dólares por día. Denunció “la mayor concentración de riqueza de la historia en el mundo”, hay 8 individuos que tienen más riqueza que la mitad de la población del mundo. Andrade dijo que la consigna del sistema es “rentabilidad o muerte”, “el negocio o la tumba”, “esa es la ideología, la teoría, la práctica y la ética del sistema”. Andrade reclamó “someter a la crítica el sistema imperante en el mundo y saber que desarrollar la democracia, también implica tener un objetivo estratégico distinto”, “tenemos que poner en discusión el problema del poder”. “El proyecto que ellos quieren requiere democracias de baja intensidad, anemia emocional, individualismo extremo, competir entre nosotros para enfrentarnos, imponiendo una lógica que es pesada. Eso es lo que piensa el neoliberalismo para su proyecto. Y nosotros, al revés, precisamos gente que gestione bien, pero no alcanza con compañeros que gestionen bien. Precisamos protagonismo popular para las transformaciones que quedan, porque cada transformación genera un conflicto pesado. Porque hay gente que no tolera, por más que esté bien, ver un cartel en el shopping que dice ‘estamos en conflicto, ganamos 10.000 pesos’, o no tolera pagarle el aguinaldo a la empleada doméstica, y que no alcance como antes con darle una sidra berreta, no tolera ver a un homosexual por la calle”, dijo.

En tercer lugar, la senadora Patricia Ayala, centró su reflexión en las potencialidades democráticas de la descentralización, la regionalización, los municipios. Realizó un repaso de los avances de un proceso que reivindicó como “un tema impulsado, discutido y concretado por el FA”. Ayala planteó varias preguntas, si las capitales departamentales deben ser municipalizadas, si efectivamente los Municipios expresan y vehiculizan la participación ciudadana, e incluso si los municipios deben tener personería jurídica y tener un mayor papel en el ordenamiento de gastos. Ayala reflexionó sobre los problemas que generan las asimetrías que existen entre los distintos municipios, por realidades sociales y hasta por dimensión y puso un ejemplo: “El municipio del Cerro tiene 200.000 habitantes, mientras que todo el departamento de Artigas, del que fui intendenta, tiene 78.000”.

Alvaro García reivindicó que los gobiernos del Frente Amplio, Uruguay ha crecido sostenidamente “y distribuido el ingreso, las dos cosas al mismo tiempo”. Dijo que la democracia es “garantizar el goce de derechos” y habló de las “tres generaciones de derechos”. El director de la OPP puso como paradigma de construcción democrática para el gobierno uruguayo los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable definidos por la ONU. Dijo que constituyen “una agenda 2030”. Destacó que Uruguay es el país que más ha avanzado en ellos en América Latina y la próxima reunión de la CEPAL en La Habana para evaluar su cumplimiento. Dijo que contemplan el desarrollo económico, social, ambiental y cultural. Citó a Malfalda y a Quino y afirmó que “el problema no es romper con las estructuras sino saber que hacer después con los pedazos”. “Hay que volver a los orígenes adecuándose a los tiempos que corren”, señaló García y agregó para finalizar, ejemplificando en canciones los desafíos políticos. Sostuvo que en los años 70 “A desalambrar” “movía” a los frenteamplistas, dijo que en los 80 esto lo hizo la canción “A redoblar”. Finalmente se preguntó: “¿Cuál es el verbo que hay que conjugar ahora?”.