Resolución Política del Comité Central del PCU - 4/3/18

En su sesión compañeros: José Coronel y Marcelo Silvera.

El Comité Central del PCU, en su primera reunión de 2018 y cuarta desde la realización del XXXI Congreso, analizó y aprobó el informe presentado por el compañero Juan Castillo en nombre del Comité Ejecutivo y discutió y aprobó el Plan del PCU para el período 2018-2020, que concreta en tareas, los objetivos políticos de las y los comunistas.

A - En el análisis, que es permanente de la situación del mundo y de nuestra región, ratificó las definiciones centrales y lo expresado en la resolución de diciembre del año pasado. Estamos ante una crisis estructural y orgánica del capitalismo. Está en marcha una contraofensiva del imperialismo para poner al servicio del capital todos los recursos de la humanidad y del planeta. El impacto de esa crisis, de esa contraofensiva y las respuestas populares a las mismas, genera una agudización de la lucha de clases en el mundo, el continente y nuestro país.

B - Denunció el peligro para la paz de la carrera armamentista desatada en el mundo, especialmente por EEUU que aprobó el presupuesto militar más grande de su historia y que explica el 50% del gasto militar del mundo. Así como el recrudecimiento de las agresiones en Siria y Palestina, con cientos de muertos por bombardeos contra población civil.

C - En América Latina, denunciábamos en diciembre, el fraude electoral y la represión en Honduras, así como el incumplimiento por el Estado colombiano de los acuerdos de paz y el incremento de la violencia política en ese país contra la izquierda y las organizaciones sociales. Esas situaciones se han agravado en estos meses transcurridos. También se agravó la situación en Brasil, con la militarización de Río de Janeiro, la represión contra las organizaciones sociales y la profundización de la persecución política y judicial contra Lula.

D - En lo que va de 2018 el centro de la contraofensiva del imperialismo yanqui en América Latina está en la gira del secretario de Estado, Rex Tillerson, la presencia del jefe del Comando Sur, Kurt Tidd, las provocaciones permanentes de la OEA y su secretario general Luis Almagro y el autodenominado Grupo de Lima contra Venezuela y Cuba. Ratificamos en todos sus términos las resoluciones del PCU del 15 de febrero, denunciando esta ofensiva imperialista, y del 23 de febrero, condenando la resolución injerencista de la OEA contra Venezuela y rechazando el voto favorable de Uruguay a la misma. Así como el pedido de informes a nuestra Cancillería para que explique los motivos del cambio de posición de Uruguay. La votación de Uruguay en la OEA contradice lo resuelto por la Mesa Política del Frente Amplio el pasado 27 de octubre de 2017. Así como la historia de respeto a la autodeterminación de los pueblos del Uruguay como país y el compromiso antimperialista del Frente Amplio. La decisión de la OEA, que acompañó Uruguay, no fortalece ni la paz ni la democracia, apoya a los sectores más reaccionarios de la oposición venezolana, que apuestan al golpismo e incluso a una invasión.

E - El proyecto de emancipación social en nuestro país es nacional. pero es antimperialista o no es. Somos un país capitalista dependiente, del imperialismo yanqui, condicionado por el desigual grado de desarrollo inherente al capitalismo. Fortalecer la democracia, que nosotros concebimos como un proceso permanente de construcción de libertad e igualdad y un espacio de transformación social, y avanzar en democracia y en el proceso de cambios implica ser antimperialistas. El antimperialismo es parte del proyecto del Frente Amplio, por principios y por sobrevivencia. Por eso nos paramos ante las luchas de nuestros pueblos hermanos con una posición de principios: la solidaridad antimperialista.

F - Saludamos el acuerdo político alcanzado por el gobierno de Venezuela y parte de la oposición y la ratificación de la realización de las elecciones en mayo, como un componente más de una salida democrática y en paz a la difícil situación que vive ese pueblo hermano. Condenamos las medidas de agresión y hostigamiento contra Venezuela y contra Cuba, del imperialismo yanqui.

G-  En nuestro país la agudización de la lucha de clases tiene expresiones concretas. Sus líneas fundamentales las hemos expresado en el XXXI Congreso, y hay un amplio espacio de coincidencias con lo señalado por el Frente Amplio y nuestras organizaciones populares, particularmente nuestra central única de trabajadores, el PIT-CNT.

H - Dijimos en el XXXI Congreso: “Hay que resolver, a favor del pueblo, la contradicción central de esta etapa, entre dos proyectos de país. El de un país productivo, con justicia social y profundización democrática o el de la restauración neoliberal, con retroceso democrático y más dependencia”. Es a la luz de esa definición que abordamos el proceso político y social de nuestro país, la lucha de nuestro pueblo y los distintos momentos en los que se expresa.

I-  Es desde esa perspectiva que definimos como parte la contraofensiva de las clases dominantes la emergencia de un movimiento que pretende embanderarse con reclamos desde el campo, cuando en realidad expresa, objetiva y subjetivamente, los intereses y los reclamos de un sector del empresariado rural. Tanto la convocatoria, apoyada por más de 180 organizaciones empresariales, entre ellas nada menos que ANDEBU, que agrupa a los propietarios de los medios de comunicación, y la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este; como el contenido de la proclama leída en Durazno; las expresiones públicas de diversos voceros; hasta la provocación contra el presidente de la República, compañero Tabaré Vázquez, cuya firme respuesta respaldamos; muestran a las claras esto.

J - Los sectores del gran capital, ante la inoperancia y la falta de convocatoria de los partidos de derecha, buscan asumir directamente la defensa de sus intereses. Lo han intentado en el pasado con la creación de la Mega Cámara Empresarial y la denuncia de Uruguay en la OIT por violar los derechos de los empresarios. Lo hacen ahora con los sectores empresariales de la agropecuaria. El planteo es el mismo, promueven la restauración neoliberal, lo que hemos denominado la utopía reaccionaria. No lo inventaron ellos, se está instrumentando en todo el continente.

K - No nos confundimos, no todo es lo mismo. Sabemos la difícil situación de las y los trabajadores del campo, que son 80 mil y solo reciben el 18% del PBI agropecuario; o la de los pequeños y medianos productores familiares, que son 40 mil y reciben el 9%. Pero las respuestas no pueden venir del pequeño grupo de grandes productores y propietarios que concentran gran parte de la propiedad de la tierra y reciben la tajada principal del 25% del PBI agropecuario, correspondiente a los ingresos de capital y del adicional 40%, correspondiente a la renta de la tierra.

L.- Apoyamos el diálogo planteando por nuestro gobierno, las medidas anunciadas, y también, la respuesta política brindada con la cadena nacional donde se explicitaron todas las medidas tomadas en los gobiernos del Frente Amplio, en función de promover la producción agropecuaria y también la calidad de vida de las y los trabajadores rurales.

M -  Destacamos la importancia de la demostración de firmeza política dada por nuestro Frente Amplio, con una enorme movilización popular por su 47 aniversario el 4 de febrero en Piriápolis. El PCU saluda especialmente al pueblo frenteamplista y su disposición de lucha, demostrada una vez más.

N - Saludamos la síntesis política lograda por nuestro gobierno, el Frente Amplio y el movimiento popular, que permitió la aprobación de la Ley 19.590, que brinda una solución para los y las trabajadoras de más de 50 años perjudicados por el régimen de las AFAP´s, cuya importancia destacábamos en diciembre. Así como los pasos prácticos que se están dando para su instrumentación.

O - En este período también vivimos la remoción del Directorio de ASSE. Ratificamos todo lo expresado en la declaración política del Secretariado del PCU del 15 de febrero. Lo principal es la defensa y continuidad de la Reforma de la Salud, y dentro de ella del papel de la salud pública y su fortalecimiento. Entre otras cosas, por ello, celebramos que Uruguay haya alcanzado el mínimo histórico de mortalidad infantil 6.6 cada mil nacidos. Ratificamos el respaldo político y personal a la compañera Susana Muñiz, a quien recibimos en nuestra reunión del Comité Central, a su trabajo para el cumplimiento del programa del Frente Amplio y a su integridad ética. También comprometemos nuestro respaldo a la gestión del compañero Marcos Carámbula al frente de ASSE como expresión de continuidad de lo realizado y profundización de las transformaciones alcanzadas.

P.- El objetivo principal de la etapa es: “Derrotar en Uruguay la ofensiva del imperialismo y abrir, con lucha, caminos para avanzar en democracia, hacia una democracia avanzada y el socialismo”.

Q - En esa perspectiva, y en la de nuestro Plan 2018-2020, un momento importante de síntesis política e ideológica, será el de las elecciones nacionales y departamentales, como parte de la lucha para derrotar esa contraofensiva nos proponemos conquistar un cuatro gobierno nacional del Frente Amplio con mayoría parlamentaria.

R - Para conquistar ese objetivo central, de derrotar en nuestro país la contraofensiva del imperialismo, nuestro compromiso es desarrollar una línea de masas y movilización, que desate la ofensiva popular, que ayude desde lo particular y lo general a colocar el eje en el enfrentamiento entre dos proyectos de país, unitaria, que defienda y desarrolle las herramientas políticas y sociales de la unidad del pueblo y el bloque político y social, democrático y radical, de los cambios.

S - Dijimos en nuestro XXXI Congreso que esta lucha “es un proceso histórico y se libra en toda la sociedad, todos los días. Esto es la disputa por la hegemonía, por el poder. Lo acumulado por nuestro pueblo en organización y conciencia nos trajo hasta aquí. Es necesario un nuevo nivel en la acumulación de fuerzas del pueblo para avanzar”.

T - Para contribuir a ello, es decir a alcanzar un nivel superior de acumulación de fuerzas de nuestro pueblo, aprobamos el Plan 2018-2020, que busca la construcción de un PCU y una UJC, más fuertes, más organizados, con más peso e incidencia en toda la sociedad, con más vínculos con nuestro pueblo. Un PCU y una UJC a la altura de lo que demanda la etapa histórica que vivimos. Asumimos este desafío en primer lugar las y los integrantes de este Comité Central para encabezar esa lucha. Un PCU y una UJC para organizar la lucha que transforme la realidad en un sentido revolucionario.

En el informe aprobado se establecieron SIETE EJES POLÍTICOS para este período.

1. Rendición de Cuentas: discutida con amplitud con el movimiento popular, que responda al cumplimiento del programa de gobierno del Frente Amplio.

2. Consejos de Salarios: Habrá más de 200 mesas de negociación y lucharán por su salario el 75% de las y los trabajadores de la actividad privada. Defender el salario real y especial atención para los salarios más sumergidos. También negociarán su salario las y los trabajadores de las empresas públicas.

3. Congreso del PIT-CNT

4. Congreso del FA

5. Aprobación de leyes populares: De empleo para personas con discapacidad en la actividad privada, Fondo de Insolvencia patronal, Ley de Mano de Obra Local y Ley de Alquileres, entre las principales.

6. Memoria, Verdad y Justicia y Nunca Más.

7. Solidaridad antimperialista y lucha por la paz.

 

También un CALENDARIO con fechas centrales hasta mayo.

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

22 de marzo: Paro y jornada nacional de lucha del PIT-CNT

5 de abril: Acto del FA.

Fines de abril: Acto por el aniversario de la 20°.

1° de mayo: Día Internacional de los Trabajadores

5 de mayo: 200 años del nacimiento de Carlos Marx.

20 de mayo: Marcha por Memoria, Verdad y Justicia.

 

Montevideo 4 de marzo de 2018
Comité Central
Partido Comunista de Uruguay

 

Modificado por última vez enMartes, 18 Septiembre 2018 23:52