Venezuela: ¿Por qué ganó el chavismo?

por Pablo Siris Seade, desde Caracas, especial para El Popular

El pasado domingo 15 de octubre, luego de una intensa campaña electoral, se realizaron en Venezuela elecciones para gobernadores en los 23 estados del país. Con una participación de 61,14% nunca antes vista para elecciones de este tipo, las fuerzas chavistas obtuvieron el triunfo en 18 de esas entidades federales, logrando además el respaldo del 54% de los votantes.

¿Pero cómo fue posible esto si todos los medios del planeta hablan de una grave crisis económica y de una supuesta pérdida del apoyo popular al presidente Nicolás Maduro y al Gobierno Bolivariano?

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) Julio Borges (partido Primero Justicia, derecha) expresó a medios de comunicación a pocos días de que se realizaran las elecciones que ese evento electoral se podía convertir en un gran referéndum. “Imagínense si ganamos 18 o 20 gobernaciones”, agregó.

Pues ese referéndum se dio, pero en un sentido contrario al resultado esperado por Borges.

En primer lugar, el pueblo venezolano les reconoce al comandante Hugo Chávez y al presidente Nicolás Maduro una preocupación por garantizar el ejercicio de derechos básicos de los seres humanos y por dignificar a amplios sectores de la sociedad excluidos del goce de los mismos.

La población sabe que la derecha empoderada tiene una sola receta para resolver los problemas económicos: liberalizar completamente la economía, eliminar toda la inversión social, desregular el mercado laboral y enajenar recursos naturales.

La gente confía en el chavismo, porque sabe que la principal preocupación es la redistribución de la riqueza petrolera para garantizar "que los más infelices sean los más privilegiados", como dijera el prócer uruguayo José Artigas.

Pero, además, la oposición perdió buena parte de su apoyo en el camino desde el 15 de diciembre de 2015 (cuando ganó las elecciones parlamentarias) hasta la fecha.

Números que arrojan luz sobre la realidad

El presidente de la encuestadora Hinterlaces, Óscar Schémel, señaló, durante su participación en el programa dominical del periodista José Vicente Rangel del domingo 22 de octubre, que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD, derecha y extrema derecha) "perdió tres millones de votos por el desastre, sus desaciertos estratégicos y su manera de vincularse con los sectores populares”, "La abstención significa un rechazo, un cuestionamiento sobre la conducción de la Mesa de la Unidad Democrática, sus desaciertos, estrategias y su ignorancia de lo que ha ocurrido en el país en los últimos años, así como a su aporofobia, el desprecio por los pobres que no disimulan", señaló también Schémel.

"En este país muchos analistas decían que el chavismo no ganaba ni una junta de condominio y acaba de ganar 18 gobernaciones en una jornada que se puede considerar de reinstitucionalización y establecimiento de la paz y la democracia”, agregó.

Schémel detalló que los venezolanos guardan grandes expectativas respecto a la política económica del presidente Nicolás Maduro y eso repercutió en los resultados electorales favorables a la Revolución Bolivariana, que “mantiene la misma votación de las últimas elecciones parlamentarias, unos seis millones”.

Según la encuestadora Hinterlaces la principal preocupación para el 80% de los venezolanos es la situación económica, pero el 58% de la población no cree que con la oposición se resuelven los problemas del país. Al mismo tiempo, el 66% prefiere hacer más productivo y eficiente el modelo económico socialista en vez de retornar al paradigma capitalista y neoliberal.

Pero no solamente eso, sino que el 59% prefiere que sea el presidente Nicolás Maduro quien resuelva al menos en parte estos problemas en lugar de cambiar al primer mandatario.

En los estudios realizados por Hinterlaces, 71% está en desacuerdo con la aplicación de sanciones económicas internacionales que fueron promovidas por los principales voceros opositores, al tiempo que 86% rechaza cualquier forma de intervención, incluyendo la militar. Mientras que 81% rechaza la violencia guarimbera (guarimbas = protestas callejeras violentas), así como cualquier tipo de salidas insurreccionales.

Un pueblo con dignidad

En su artículo "¿Por qué ganamos?" (https://eliasjauavzla.wordpress.com/2017/10/21/por-que-ganamos/), el vicepresidente del área social y ministro del Poder Popular para la Educación, Elías Jaua, señaló: 1. Porque somos un pueblo con dignidad que salió a rechazar “la patota” de gobiernos imperialistas y de sus oligarquías lacayas en este continente, que nos agreden y amenazan por ejercer nuestro derecho a la autodeterminación. 2. Porque a pesar de la compleja situación económica, la Revolución Bolivariana es la verdadera opción de estabilidad para recuperar la prosperidad frente a la exclusión, la violencia y el caos que pueda traer un gobierno contrarrevolucionario. 3. Porque el Chavismo es una fuerza popular que cada día tiene mayor consciencia de clase, con un proyecto histórico coherente, con una dirección colectiva en distintos niveles que reconoce en el presidente Nicolás Maduro la jefatura responsable de la Revolución Bolivariana. 4. Porque planificamos y construimos con el trabajo denodado y místico de los militantes del PSUV, y de los partidos aliados, de los misioneros, misioneras y brigadistas del Movimiento Somos Venezuela, con los jefes y jefas de calle de los CLAPS, con los comuneros, con los colectivos y movimientos sociales, culturales y sectoriales, y con nuestros candidatos y candidatas en la calle, junto al pueblo. El reconocimiento de la Patria buena para todos ellos y ellas. 5. Porque la población que vota por la oposición castigó a sus dirigentes por falta de seriedad; por su manifiesta irresponsabilidad e incoherencia al convocar a contradictorios métodos de lucha, incluyendo la violencia fratricida; por promover intervenciones militares extranjeras traicionando la Patria y vulnerando el sagrado derecho a vivir en paz que tiene todo el pueblo venezolano; por su suprema incapacidad de lograr ningún objetivo positivo para Venezuela.

Ganó además una visión estratégica

Quienes consideran al presidente Nicolás Maduro un autobusero sin formación académica son los mismos que veían en el comandante Chávez a un gorila ignorante, o quienes consideran al pueblo venezolano simplemente como esclavos sumisos.

La realidad es muy distinta. El pueblo venezolano ha demostrado una resistencia y bravuras dignas de emulación. El comandante Chávez se convirtió en líder continental y estará para siempre entre las figuras señeras de la Revolución Bolivariana. Y el presidente Nicolás Maduro ha demostrado un importante liderazgo y brillantes capacidades como estratega político.

Maduro fue quien el pasado 1° de Mayo lanzó la propuesta de convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), movimiento que a la postre demostró ser audaz y brillante, equivalente a grandes jugadas en la historia de la política mundial.

La ANC trajo consigo la paz y el inmediato reconocimiento por parte de la población, mientras que la oposición (que se negó a participar y presentar candidatos) quedó al margen de la instancia que no solamente está pacificando al país sino sentando las bases de un futuro con más derechos aún para todas y todos los venezolanos.

La debacle opositora

Mientras tanto en la baticueva, la debacle opositora es imparable. Mientras cuatro de los cinco gobernadores elegidos por la oposición optaron por reconocer a la ANC y juramentarse ante este organismo, el resto de los sectores opositores los tilda de traidores.

Acción Democrática (AD), el partido al que pertenecían estos cuatro gobernadores, expulsó a estos mandatarios regionales. Entre tanto, el resto de los partidos de la MUD señala que AD rompió la oposición. Capriles se refirió a Henry Ramos Allup (secretario general de AD) como el "tumor" de la MUD y ha dicho que no formará parte de ella mientras él siga ahí.

Los gobernadores juramentados intentaron asistir a sesión de la AN y Borges ordenó que no se les permitiera entrar.

Guarulla, ex gobernador opositor en Amazonas, lanzó una maldición indígena a AD y a la MUD, mientras que Freddy Guevara (Voluntad Popular, extrema derecha) anunció que su partido no irá a las próximas elecciones municipales que previsiblemente se realizarán en diciembre de este año.

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, criticó a los estrategas de la MUD: "Los filósofos de la política nos dijeron que nos fuéramos al exilio y que gobernáramos desde Washington", mientras Juan Pablo Guanipa (Primero Justicia, gobernador electo por el estado Zulia) le respondió: "El Zulia no se prostituye".

J.J. Rendon, histórico estratega y cerebro de las campañas de guerra sucia del expresidente colombiano Álvaro Uribe y de la MUD: “Ya es un coma retardado. Ya lo que le toca es la eutanasia".