Directorio de ASSE respondió 100 preguntas en el Parlamento

Destacado Directorio de ASSE respondió 100 preguntas en el Parlamento

Gerardo Núñez: La comparecencia de ASSE en el Parlamento fue sólida y profunda

Victoria Alfaro

El diputado Gerardo Nuñez conversó con EL POPULAR sobre el cuestionamiento de la derecha a la gestión de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). Los verdaderos motivos de la arremetida contra la salud pública salen a la luz en esta entrevista.

-Vamos a hablar de la ofensiva contra la salud pública. Hay un ataque particular contra ASSE, sobre todo el tema de la transparencia. ¿Cómo ha sido el debate parlamentario sobre este tema?

- La ofensiva de la derecha es bien clara, es de carácter político y económico. Político en el plano parlamentario, donde algunos legisladores intentan permanentemente señalar las cosas negativas que pudieron haber existido, y con eso instalar una visión de generalidad, cosa que no condice con la realidad. Desde el punto de vista económico existe una ofensiva que va a atada a lo anterior, proveniente de los grandes grupos económicos, de las grandes corporaciones que han visto que con la reforma de la salud, una de las principales reformas que ha impulsado el gobierno del Frente Amplio, se les ha quitado un nicho de mercado para quienes consideran la salud como una mercancía. El FA ha instalado un conjunto de transformaciones legislativas como el SNIS, la reforma de la salud que ha colocado el derecho al acceso de una salud digna, en contrapartida a ese concepto de la salud como mercancía donde solo se atendían quienes tenían plata para acceder al pago de un ticket y de la sociedad mes a mes. Un ejemplo que siempre está bueno traer es lo que pasaba con las operaciones de ojos, cuando se tuvo que instalar en Uruguay un hospital especializado con la ayuda de Cuba, para que poder ver no dependiera de cuánto dinero tenías en el bolsillo. Había 60.000 ciegos por ser pobres. Estas son de las cosas que les duele al sistema y a los representantes políticos de la derecha y por supuesto les molesta a esas grandes corporaciones económicas, que han visto como se reduce su negocio cuando el Estado se instala, profundiza y mejora el acceso a la salud.

- En el tema de la transparencia hay una denuncia de ocultamiento, de incapacidad en la gestión de la salud. En el parlamento está la investigadora, ¿quién la voto, quién la propuso y como surgen los datos centrales de esta investigadora que vos integras?

-La denuncia la hizo el diputado Rubio, pero desde el primer momento el FA estuvo de acuerdo en instalar una investigadora. La diferencia estaba en si tenía fines legislativos, es decir para promover más transformaciones, investigar para conocer lo que se hizo mal y promover transformaciones o si solamente tenía fines de investigación. Estas son las dos formas de comisión que se discute. El FA como con otros casos impulsó la comisión investigadora, como sucedió en los temas relacionados a los archivos de inteligencia, sobre la financiación de los partidos políticos, no se le  puede decir que ha actuado con falta de transparencia. Pero además, los datos que surgen para la conformación de esta investigadora son de la propia ASSE, de una auditoría que realizo en el 2014, y una auditoría externa que se hizo en estos años, todos estos insumos se volcaron al Parlamento. Algo inédito y que solo lo hace el sistema público, ellos llevaron todos los resultados de las auditorías a cada uno de los legisladores, ahora no pasa lo mismo con las empresas privadas, que no tenemos ni idea de cómo funcionan o como dejan de funcionar, más allá de términos generales. Corresponde señalar que además se respondieron los más de 100 pedidos de informes sobre cada punto. Es importante que eso quede claro.

ASSE  hizo investigaciones administrativas luego de conocer los resultados de las auditorias. Generó sanciones en algunos casos y en otros removió directores. En los casos que se detectaron situaciones irregulares se actuó y esto es muy importante. Acá no estamos barriendo debajo de la alfombra, no estamos diciendo estas cosas no sucedieron, sino que se tomaron cartas en el asunto y ahora se está promoviendo una segunda etapa, que tiene que ver con transformaciones legislativas para adecuar el funcionamiento de un organismo tan grande para la realidad que tiene Uruguay.

-Han comparecido varias autoridades, estuvo el directorio de ASSE encabezado por su presidenta Susana Muñiz, ¿cómo valoras la comparecencia?

-Hubo más de 100 preguntas, creo que la presentación que hizo ASSE fue estupenda, sólida, con total conocimiento de causa, profunda y no quedó sin responder ni una sola pregunta. Todas las preguntas que se hicieron fueron respondidas por el directorio de forma muy sólida. Esto es importante que se sepa, porque después lo que se cuenta hacia afuera son impresiones absolutamente subjetivas y no se dice que se informó todo lo que se solicitó y lo que falta se está procesando la información que en estos días llegará a la comisión investigadora.

- Tomando en cuenta que solo se ventilan y se destacan las críticas, ¿Cuáles son los principales logros que destacas en la Salud Pública?

-ASSE es el mayor prestador de salud en el Uruguay, tiene más de 1.200.000 usuarios, pasó de tener en el 2008 unos 95.000 usuarios FONASA, a tener 500.000  usuarios FONASA, estos son quienes eligen donde afiliarse y en lugar de hacerlo en una mutualista lo hacen en ASSE. Estas no son cosas que se den por obligación, se da porque la gente elige ir a estos espacios porque se siente bien. Se pasó de $600 de inversión de gasto por mes y por usuario en el 2008,  a invertir más de $2.000 por usuario y por mes. Se mejoró la flota de ambulancias propias para los traslados. La derecha pone el grito en el cielo porque aumentó el gasto, y lógico porque subió la cobertura, hoy hay más uruguayos que tienen derecho a la salud, cosa que antes no pasaba, hoy en día existe cobertura nacional y de calidad. Una encuesta del 2015 dice que el 63 % de los consultados que se atienden en ASSE dicen sentirse en mejores condiciones que antes.

-Sobre el descenso de la mortalidad infantil el impacto más claro fue en ASSE, porque era el más alto, el caso del Pereira Rossell que se ha transformado en un hospital de referencia.

-Ese es un dato importante que nos debe poner contentos a todos. Por ejemplo, en Bella Unión antes del 2005 la tasa de mortalidad era de 55 cada 1.000, hoy está por debajo de 15, todavía falta pero se ha avanzado mucho.