Disparen contra la salud pública: de buitres y de carroñeros

Destacado Disparen contra la salud pública: de buitres y de carroñeros

Susana Muñiz: “Esta campaña de descrédito tiene como objetivo frenar el crecimiento de ASSE”

La presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, conversó con EL POPULAR para aclarar varios puntos sobre el funcionamiento del organismo y contestar  una andanada de críticas sucedida en los últimos días, pero que viene de muy atrás, con raíces fuertemente enterradas en una verdadera operación para desacreditar la salud pública, donde se atienden 1.300.000 personas. Estamos ante un ataque sistemático contra la empresa pública más grande del país.

ASSE cuenta con 34 mil funcionarios, de los afiliados 55.000 son del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y es la institución que crece más en este tipo de usuarios. ASSE cuenta con 900 centros de atención, de los cuales 43 son hospitales. El presupuesto que se maneja por usuario por cápita sigue siendo el 80% del que se maneja en la salud privada, pero con servicios que no tienen las mutualistas. Ejemplos: el servicio de oncología pediátrico, cuando la gente pone dinero para tal o cual fundación es bueno saber que ASSE financia los sistemas de oncología pediátrica de todo el país. La internación en salud mental más allá de los 30 días solo la tiene salud pública. También realizan la atención de las personas privadas de libertad, así como las personas en situación de calle, y cuentan con servicios hiper-especializados como la biopsia muscular.

Control y más control

“Es el prestador más controlado de todo el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS). Nos controla el Tribunal de Cuentas, el MSP, el MEF, el MTSS, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, la Auditoría Interna de la Nación y en temas de derechos humanos el Instituto Nacional de Derechos Humanos, el comisionado parlamentario, todos esos  controles son evadidos por el sistema privado a quienes no se les requiere. No quiere decir que en ASSE no haya dificultades y que no se pueda despejar errores”, afirmó Muñiz.

“Estoy convencida que esta campaña de descrédito tiene como objetivo frenar el crecimiento de ASSE. Esa es la primera cuestión que hay que saber. Algunas cosas que repiten los legisladores parten de bases falsas. Hablan permanentemente de que cada vez tenemos menos usuarios, eso no es así: continuamos con 1.300.000 afiliados. Se habla de que habilité la empresa SIEMM en Bella Unión y no fue así. (Martín) Lema (diputado nacionalista) habla de aumentos de CTI hasta del 1.000 % y es necesario saber que ASSE aumenta sus gastos en un 8,6% de incremento anual por año en contratación de camas por CTI. También dice que el gasto de traslado se multiplicó por 10 en el período 2008-2016. Eso es falso, se duplicó pero además tiene que ver en su mayoría con el aumento de los salarios que en ese período fue de un 148,20 % y un IPC del 88%”, explicó la presidenta de ASSE. “También se habla del incremento del costo de limpieza del hospital de Maldonado y se omite que el de Maldonado junto al de San Carlos pasaron a formar parte de un solo centro hospitalario y por lo tanto la limpieza empieza a considerarse como todo el complejo hospitalario”, añadió.

De buitres, hospitales y carroña

Muñiz también aclaró varias imprecisiones realizadas por Gabriel Pereyra en su columna publicada en El Observador el 29 de julio pasado, titulada “¡Hola Susana!, ni los buitres se salvan en tus hospitales”.

Allí Pereyra sostiene que “ASSE figura en varios expedientes en los juzgados de Crimen Organizado”, al respecto Muñiz aclara que los expedientes que están ahí, “de la época de Alfredo Silva; eso es así,  ya se investigó y comenzaron a existir edictos. El otro expediente es el tema de la contratación de las ambulancias de Bella Unión, ese es un tema donde el fiscal hace el ingreso al crimen organizado y ASSE le envió varias fojas con muchísimos expedientes que tienen que ver con ese tema. Figura ahí, pero por ahora no se ha convocado a nadie sobre ese tema, seguramente se haga en el futuro, pero me parece que estar un expediente en el crimen organizado no quiere decir que haya delito”, acotó.

“Sobre las presuntas irregularidades en la contratación de empresas de limpieza, vigilancia, mantenimiento y conserjería entre otras, son en su gran mayoría del período pasado. Buena parte de estas denuncias se refieren a aspectos que investigó la propia ASSE con auditorías internas. Algunas de ellas ya se conocen, en todas se investigó, ASSE también llegó a determinadas conclusiones, en algunos casos se bajaron empresas, en otras había cosas que eran menores y se podían corregir. Es más, ASSE sugirió colocar en antecedentes negativos a buena parte de estas empresas y de hecho se establecieron mecanismos de control central con referencia a esto. Hay varias medidas que tomó la gerencia administrativa en torno  al tema de licitaciones y compras”, añadió Muñiz.

”Dónde dice que ASSE está en la mira por presuntas irregularidades en contratación de camas de CTI. Primero, no contamos con la cantidad de camas de CTI (tratamiento intensivo) suficientes para toda nuestra población, lo que sí es cierto es que el sistema privado cuenta con un exceso de camas de CTI para la cantidad de afiliados que tiene. Estando en un Sistema Nacional Integrado de Salud tratamos que no haya camas ociosas ni de un lado ni del otro y por lo tanto las contratamos. Es cierto que los precios varían según el lugar del país, pero quien puede regular el precio de cada cama de CTI es la autoridad sanitaria, nosotros no podemos”, acotó.

Muñiz contó que lo primero que se hace es que si los pacientes que necesitan camas de CTI en cualquier lugar del interior se los trata de dejar en el mismo departamento o lo más cerca posible. “Esto tiene que ver con no someter a un paciente que está inestable a un traslado de muchas horas. También con la situación familiar, un paciente que requiere CTI que venga a Montevideo implica que la familia se traslade, que pierdan de trabajar y no tengan donde alojarse. Que nosotros contratemos camas de CTI no quiere decir que sea irregular”.

Sobre la crítica de que ASSE está siendo indagada por la contratación presuntamente irregular de servicios de oxigenoterapia, de profesionales y de técnicos. “A ver, parece que todo lo que dice acá es como que todo es irregular y no necesariamente porque uno contrate es irregular. En principio en oxigenoterapia el año pasado se hizo una nueva pauta de contratación  que resultó en un ahorro de 46 millones de pesos por año. En el caso de los profesionales y técnicos  las contrataciones no son necesariamente  irregulares. ASSE, muchas veces, sobre todo en el interior del país, necesita especialistas que a veces no están ni siquiera en el territorio y por lo tanto los contratamos para que vayan. Nos encantaría que todo fuera por el Rubro 0 pero tenemos limitados el número de cargos, por lo tanto podemos contratar profesionales que hagan, por ejemplo, electroencefalograma. Esto se hace a través de gastos de funcionamiento, se hace la compra y si corresponde una licitación o es una compra directa, esto no implica que sea una irregularidad”, volvió a decir Muñiz.

Otra crítica fue la falta de información de las unidades ejecutoras de ASSE ante una auditoría externa. Muñiz aclaró que la consultora que realizó dicha auditoria fue contratada por ASSE. “Por lo que hablé con la anterior presidenta del organismo y con la gerenta general de aquel entonces, la forma de auditar era sobre determinados ítems, y era mediante un formulario que se mandó por correo. O sea la auditora no fue a las unidades ejecutoras. A estas tampoco se les dijo que eran obligatorias, por lo tanto contestaron quienes pudieron. Las auditorías detectan posibles fallas o aspectos que deben mejorarse, ese es el objetivo. Que de 29 encuentren 27 que deberían mejorarse no dice nada. No quiere decir que sean irregularidades graves ni mucho menos”, acotó.

Sobre otra denuncia que implicaba que en obras realizadas en sus dependencias los trabajadores no estaban en el BPS, Muñiz aclaró que es “otro elemento del pasado, eso se corrigió, hoy todos los trabajadores que están realizando trabajos para ASSE están inscriptos en el BPS. La denuncia habla también de los costos de las obras de arquitectura, las obras del Estado en general son costosas  y  en los servicios sanitarios también. Lo que sí hizo este directorio es hacer una reestructura del servicio de arquitectura para tener arquitectos más cerca de donde se hacen las obras”.

Después se critica que ASSE fuera denunciada por contrataciones presuntamente irregulares en las colonias psiquiátricas, en el Hospital de Ojos, en el hospital de Las Piedras, en el  Piñeiro del Campo y en el Filtro, así como los centros de salud de La Costa, del Cerro y el Hemocentro de Maldonado. “Sobre las colonias ya hemos ido 175 veces por este tema, viene de mucho antes, recordarán también que hubo un montaje periodístico en las colonias, donde inclusive misteriosamente unos pacientes se fugaron, ellos los encontraron con la persona y el familiar que no debía estar, una cosa media turbia pero sucedió fuera de las colonias”, explicó.

“En el tema del Hospital de Ojos parte de una denuncia que hicieron unos funcionarios con referencia a cierta cirugía que hizo la directora del hospital y si figuraba ella en esas intervenciones. ASSE investigó y llego a la conclusión, primero, los funcionarios que denunciaron no se fijaron correctamente en el parte de las intervenciones quirúrgicas. Hay dos fechas, una es la de la cirugía y la otra en que se ingresa el parte al sistema informático. La fecha que se decía que se hizo la operación la directora estaba en el hospital en ese horario  y tienen la autorización de ASSE para operar”, añadió Muñiz.

“En el caso de Las Piedras, Piñeiro, Filtro, el centro de salud de La Costa y del Cerro, se cuestionan distintas cosas que pueden ser discutibles, pero no implican necesariamente corrupción y si  no implica corrupción no sé qué hace en una investigadora. En Las Piedras por ejemplo se hablaba de la necesidad de una ambulancia; compartimos. El servicio de ambulancias del 105 hoy está en Las Piedras; en Canelones se cuestiona por qué no hay un CTI, dimos mil argumentos técnicos pero está bien se puede cuestionar, lo que no se puede es decir que sea por corrupción y que vaya a una investigadora. El Piñeiro es un tema parecido. Por ejemplo, en el Filtro se cuestiona que nosotros queramos mudar los servicios en la misma zona pero las instalaciones actuales están horribles. Se puede cuestionar pero no decir que es corrupción. En Ciudad de la Costa se dice por ejemplo que en el laboratorio no están los vestuarios, está bien pero no se puede decir que es corrupción y en el Hemocentro de Maldonado un funcionario despechado con el director presentó una denuncia que no tiene mucho asidero”, añadió.

Sobre la denuncia que implica que pacientes psiquiátricos bajo supervisión habían gestionado préstamos siendo que están incapacitados para ello, Muñiz aclaró que  no todos los pacientes psiquiátricos están incapacitados para pedir préstamos. “Conocemos algún caso de un familiar que utilizó para pedir préstamos a nombre de esos pacientes, situación que se denunció. Eso como se plantea en la denuncia no es así”.

En el caso de las comisiones de apoyo de las unidades ejecutoras con incumplimiento de los derechos laborales, la presidenta de ASSE indicó que “había juicios millonarios justamente porque la comisión de apoyo no cumplía con los derechos laborales. Ante lo cual el directorio relevó a toda la comisión de apoyo y armó un equipo jurídico que ha logrado un ahorro de 120 millones de pesos en el último año”, agregó.

Sobre la denuncia de que el hospital de Cerro Largo aumentó su gasto en publicidad en un  8.600%, es “porque antes no había publicidad y lo que se hizo fue señalética para que los pacientes sepan a donde ir dentro del hospital y también implica el gasto en promoción de salud, o sea no es que sea publicidad. Hablamos del 0.074% de todo el gasto del organismo. Sobre la renuncia de Leandro Santos, quien fue director de dicho hospital, renunció por motus propio. La investigación administrativa que se hace sobre este hospital es posterior a su renuncia, con lo cual esa denuncia no tiene ni pies ni cabeza, no están ligadas. A Santos cuando se va se le ofrece ser el director subregional de la Regional Este, encargado de las redes de los departamentos de Rocha y Maldonado. Es cierto que después que se hace la investigación administrativa y ante el sumario el propio Santos presenta una carta poniendo su cargo a disposición, pero no fue por lo de Cerro Largo que se  fue del hospital. Hay varias mezclas ahí”, criticó Muñiz.

Volviendo al tema de la empresa de ambulancias en Bella Unión la columna de Pereyra indica que “ASSE contrató en el Hospital de Bella Unión los servicios de ambulancias de la empresa SIEMM, cuyos propietarios eran el director del hospital Pereira Rossell, Federico Eguren, el del Hospital Pediátrico del mismo centro, Rodrigo Barcelona, y el del Hospital de Salto, Marcos García. Eguren y García conocían bien la situación del hospital de Bella Unión ya que habían sido sus directores en 2011 y 2013. Eguren y García pertenecen a la lista 711 que lidera el vicepresidente Raúl Sendic”. Ante lo cual Muñiz no ve “cuál es el problema, Eguren y García pueden adherir a la lista que les ocurra. Acá el inconveniente que hubo fue cuando García siendo director del hospital, sobre el final antes de renunciar, abre una licitación (eso fue en el anterior directorio), para contratar un servicio de traslado especializado y se presenta dicha empresa. Eso no lo podía hacer siendo el director, renuncia a la dirección del hospital y es cierto que tiempo después pasa a ser el director del Hospital de Salto. También es cierto que antiguamente el Tribunal de Cuentas consideraba por separado las 70 Unidades Ejecutoras al tener gastos separados, el director de uno no podía influenciar el gasto en otra unidad ejecutora. Sin embargo hoy el TC considera a ASSE una sola unidad y por lo tanto cualquier funcionario del organismo no puede venderle a ASSE”.

“A partir de esa situación de incompatibilidad se colocó un servicio 105 en el hospital de Bella Unión. La pregunta es si seguimos contratando la empresa SIEMM y por excepción lo hacemos. Los trayectos son largos, con lo cual si a veces se precisa un segundo traslado especializado no queda otro remedio que contratar por compra directa. También es bueno saber que el servicio 105 no es más barato que comprarle a una empresa privada. Después dicen que  ASSE comenzó pagando 28.500 dólares en 2013 y un año después el monto era de 560.000 dólares.  Lo primero, no queda claro qué están comparando y en segundo lugar, es que previo a que esta empresa existiera en Bella Unión los traslados especializados se hacían llamando ambulancias de Salto o de Artigas, con lo cual demoraban varias horas en llegar. Por otra parte ASSE no organizó ninguna inauguración de un servicio de ambulancias tercerizadas. Primero una empresa de ambulancias se inaugura en Bella Unión cuando era ministra de Salud y se consideró como un avance en salud ya que hasta ese entonces no se contaba con servicio de ambulancias especializadas. Voy a ser categórica, este servicio fue el primero que se instaló en dicha ciudad, luego en aquel entonces se le ofrece hacer el servicio de Clave 1 (riesgo de muerte inminente) que tenemos todas las ciudades del país al ser la única especializada. Antes que fuera ministra de salud para que pudieran  instalar eso y siendo una necesidad de la población le piden a la empresa que tienen que tener una segunda ambulancia de respaldo, ellos recién empezaban y no tenían una segunda ambulancia. Es así que le solicito a ASSE (en ese caso yo era la directora del segundo nivel) si podíamos poner la segunda unidad para cubrir la Claves 1. En ese entonces considero que es un avance y le escribo una nota a mis superiores en ASSE en aquel momento, diciendo que me parecía conveniente un servicio  que necesita esa población como cualquier otra y que no tiene ningún costo para ASSE. En el programa Santo y Seña pasaron que me parece conveniente, pero nunca explican las características del servicio, no es una prestación para usuarios de ASSE  sino para todos”, explicó.

Muñiz entiende que ASSE está en medio de una campaña de desprestigio y afirmó que no sabe dónde se atienden los “carroñeros” y que “capaz están atraídos por el olor a dinero de los seguros privados, capaz que tienen ese dinero o capaz que los financian, no sé. En dicho artículo dicen que si se internan “desprevenidos en el feudo de Susana Muñiz”. Bueno, primero decir que los hospitales no son feudos y mucho menos son de mi propiedad, no tengo ni que aclararlo, ASSE pertenece al Estado. Luego habla de “entubados” cuando es intubados y agrega “subidos en ambulancias tercerizadas”, desconocen que la mayor parte de los traslados, el 88%, se realizan en ambulancias propias. Luego agregan “metidos en un CTI tercerizado”, supongo que hacen alusión a que ya tenemos las 200 camas ocupadas y rematan con un “porque la facturación, como lo muestran los números mencionados, no puede detenerse”, ni hago comentarios de eso”.